Obsesión y amor tóxico: condiciones que hay que evitar

Obsesión y amor tóxico: condiciones que hay que evitar

El amor es un sentimiento poderoso, que eleva al ser humano y permite que se experimenten las más hermosas sensaciones, sin embargo cuando no se tiene una idea clara de lo que es el amor esto podría afectar la relación, y generalmente en las relaciones es una de las partes la más afectada por las falsas ideas de lo que es el amor.

Podemos hablar por ejemplo del amor tóxico, que no es amor ya por ser tóxico, sin embargo usaremos el término para referirnos al sentimiento que te ata o te lleva a sentir atracción por otra persona que resulta nociva para tu bienestar emocional e incluso físico.

¿Qué es y cómo identificar amor tóxico?

El amor tóxico es aquel que amenaza tu integridad emocional o física, que te lleva a sentir agobio, que pone en peligro tu bienestar.

Cuando piensas que amas a una persona que no te corresponde pero que se aprovecha de tus sentimientos, en realidad lo que sucede es más profundo, pues no debes amar a quien no corresponde tus sentimientos y no te trata con el cuidado que mereces.

Es muy común encontrar personas que están bajo esta condición de amor tóxico. Que se desviven por alguien que no les respeta, que no les ama, sino que tan solo se aprovechan de pasar el rato o de sacar algún beneficio.

Seamos claro, el amor no ofende, no amenaza, no hiere. Sí, es cierto que en las relaciones de pareja siempre habrá circunstancias en las que se generarán discusiones, en las que habrá desacuerdo, pero cuando hay amor verdadero, entonces todas esas discusiones se llevan de forma positiva y con la intención de generar algún acuerdo y no con la intención de dañar o herir.

Si te sientes que estás en una situación de amor tóxico, es momento de reflexionar y tomar una decisión. A veces duele desprenderse de un sentimiento al que nos hemos aferrado, pero aferrarte a un amor tóxico es como estar consciente de que estás ingiriendo un veneno que te matará lentamente y aun así no estar dispuestos a eliminar su consumo.

Aprende a amarte a ti por encima de todas las cosas, cuando crece el amor propio, cuando nos amamos profundamente, entonces estamos listos para vivir la experiencia del amor verdadero pues no le daremos cabida a ninguna de las manifestaciones del amor tóxico.

¿Qué es y cómo identificar la obsesión?

La obsesión y el amor son dos estados emocionales o sentimentales que distan el uno del otro.

La obsesión está muy lejos de ser amor verdadero, cuando te encuentras con una persona que se siente atraída por otra a nivel de obsesión, entonces puedes ver que hay una gran diferencia entre amar y estar obsesionados.

Ante esta gran verdad debemos mantenernos alertas respecto a nuestros propios sentimientos, pues entre la obsesión y el amor puede haber una línea delgada que separa ambas formas de sentir.

La pregunta sería, ¿cómo identificamos una obsesión? ¿Qué diferencia la obsesión del amor?

El amor es un sentimiento puro, genuino, un sentimiento que lleva a desear bien, a amar en libertad. Por otra parte la obsesión es un estado en el que la persona tiene una idea en la mente, o una palabra e incluso una imagen que es permanente en la mente hasta el punto que la persona es dominada por esa idea, palabra o imagen.

La obsesión se impone en la mente y se hace repetitiva, de manera que no se puede reprimir o evitar.

Los anteriores conceptos en relación a la obsesión nos permiten entender que la obsesión en el amor no es sana y es un indicador de que el amor está restando terreno y la obsesión está ganando.

El peligro consiste en que la obsesión se hace cargo de la voluntad, le quita su independencia y domina al ser humano, lo que lo puede llevar a cometer actos que podrían resultar amenazadores e incluso poner en peligro tanto a la persona obsesionada como a la persona que se ha convertido en su obsesión.

No es fácil identificar una obsesión en el amor, sin embargo sí es posible hacerlo. Cuando sientes impulsos de cometer actos que te lleven a estar más cerca de la persona a la que dices amar, y estos impulsos puedan resultar en peligrosos, entonces estás en un nivel de obsesión y lo mejor es que comiences a tomar medidas para revertir la condición.

En cuanto a las medidas para evitar o superar la obsesión en el amor, tienes que obligarte a darle espacio a tu pareja, permitirle que desarrolle su potencial, debes suprimir toda emoción o sentimiento de amenaza cuando tu pareja realice una actividad o tome decisiones que en tu obsesión te hagan pensar que se está alejando de ti.

Lo mejor para quitarte ideas o imágenes fijas en tu mente en relación a tu pareja, es que mantengas un buen nivel de comunicación con ella.

¿Cómo afrontar los conflictos que surgen en las relaciones de pareja?

¿Cómo afrontar los conflictos que surgen en las relaciones de pareja?

Las relaciones de parejas no son fáciles.

El hecho de que dos personas se unan en un sentimiento y decidan compartir a diario o mantener una relación íntima supone de por sí la unión de dos caracteres distintos, de emociones que pueden chocar, de gustos que no siempre coincidirán, de historias detrás de cada personalidad e incluso de dos personalidades en construcción.

De manera que los conflictos en el amor podrían ser más normales de lo que imaginamos. Sin embargo, no tienen por qué suponer constantemente una amenaza para la relación.

Lleva los conflictos positivamente

Los conflictos en el amor pueden llevarse de una manera positiva, es necesario que así sea. Pueden ser impases que lleven al fortalecimiento de la relación, que permitan descubrir nuevos rasgos en ambas partes, llegar a puntos de comprensión para que la relación siga creciendo de una manera sólida.

La gran pregunta es cómo llegar a ese nivel en el que los conflictos en el amor lejos de amenazar la estabilidad de la relación la lleve al fortalecimiento.

Lo primero es saber que hay conflictos que pueden y deben evitarse. Por ejemplo, poner tu relación en peligro a causa de la infidelidad es uno de los conflictos en el amor que pueden y deben evitarse. Ya que ese sería un conflicto que hable de la falta de amor más que de otra cosa.

Piensa siempre en el bienestar mutuo

Si hay amor entre una pareja no habrá jamás intención de poner a la otra parte en una situación de sufrimiento y dolor, así como no habrá jamás intención de poner la relación misma en peligro por una decisión o un comportamiento negativo.

Así que si quieres evitar los conflictos en el amor que podrían ser nocivos para la relación, debes pensar en todo momento en qué es lo mejor para ambos. Cuando la pareja por completo mantiene esta mentalidad, entonces se desarrolla una relación sana.

Afronta los conflictos con madurez

Ahora bien los conflictos no siempre son intencionales, hay otros que surgen debido a malos entendidos, a causa del humor en determinado momento, debido a desacuerdos en relación a un punto.

Lo mejor para que los conflictos en el amor no afecten negativamente la relación es afrontar tales conflictos con un alto nivel de madurez, buscando siempre una solución que satisfaga a ambas partes, que existe un nivel continuo de comunicación y la determinación de querer lo mejor para el crecimiento de la relación.

Dos factores para llevar una buena relación de pareja

El primero de esos factores es la libertad. El amor con libertad es amor verdadero, y cuando se toma en cuenta la libertad y se genera y se permite en una relación entonces las cosas marcharán bien.

Amar y dar libertad significa que la pareja pueda tener espacio para cada uno de sus intereses particulares. Controlar lo que hace tu pareja no le hace bien a la relación.

En este punto interviene el segundo factor, pues para que la libertad en una relación de pareja pueda ser posible debe existir confianza. Si no hay confianza entonces se generarán situaciones incomodas y tóxicas para la relación.

El amor con libertad y confianza es la condición más ideal para nosotros, es a lo que debemos aspirar. Por lo tanto debemos siempre demostrar que somos honestos, transparentes, que nuestra intención es que la relación se haga sólida y que haya un crecimiento como pareja.

Si llegamos a ese nivel de amor con libertad y confianza entonces podremos disfrutar de la mejor experiencia en el amor. Así que trabaja en estos dos factores en tu relación.

Construye una relación sobre la base de la felicidad

Construye una relación sobre la base de la felicidad

La pareja perfecta es lo que todos anhelamos. Alguien que corresponda nuestro sentimiento, que nos respete, que nos ame, que sea nuestro soporte, nuestro apoyo, cuyo interés primordial sea nuestro bienestar.

¿No has soñado con conseguir una pareja que cumpla con esas características y con quien sientas que has encontrado a la persona perfecta para pasar el resto de tus días a su lado?

La verdad es que ese es un deseo ardiente en el corazón de todos.

Pero lo cierto es que cada quien puede tener ciertas preferencias en relación a la pareja perfecta, así que no basta con un estereotipo, no se trata de ver un catálogo del mercado del amor y decir “esta es la pareja perfecta”.

Si eres una de esas personas que quiere encontrar a su pareja perfecta y no sabes cómo ni dónde buscarla, entonces debes descubrir cuáles son los rasgos que debe tener la pareja perfecta para ti.

Claridad: indispensable para conseguir tu pareja ideal

Te propongo como ejercicio que te hagas una lista en una libreta, y allí comiences a enumerar las cualidades que debe tener tu pareja perfecta, desde lo sentimental hasta sus destrezas físicas, su profesión, sus intereses, los deportes que deben gustarles.

Cuando tienes claridad en relación a lo que deseas estás en capacidad de encontrar eso que deseas. E igualmente funciona en las relaciones de amor. Muchas personas terminan casadas o planteándose una relación con una persona que realmente no les agrada, se sienten atraídas en un nivel que desconocen pero no les gusta lo que hacen, tampoco cómo les trata o sus aspiraciones, y si te preguntas por qué entonces están con esa persona si no es su pareja perfecta, la respuesta es sencilla: porque no saben qué quieren.

Entonces tener claridad es lo fundamental para encontrar tu pareja perfecta. Pero hay otro punto que es también muy importante para lograr encontrar tu pareja perfecta y ese es: procura ser una pareja perfecta.

¿Quieres una pareja perfecta? ¿Y qué de tu perfección?

Ya que tienes una lista sobre las cualidades que debe tener tu pareja perfecta, por qué no comparas esa lista con tus cualidades, características, virtudes, valores. Es muy fácil exigir a otras personas ser como te gustaría que sean, pero qué hay de ti. ¿Eres la pareja perfecta para esa persona perfecta para ser tu pareja? Piensa en esta pregunta, reflexiona y comienza a hacer los ajustes necesarios en tu propia personalidad.

Debes tener la certeza de que tú mereces ser feliz. A medida que vamos creciendo muchas creencias negativas se van alojando en nuestra mente. La falta de una educación respecto a la mentalidad correcta con la que debemos afrontar la vida nos hace acumular una serie de convicciones erradas respecto a nosotros mismos.

Estas creencias negativas suelen ser llamadas también creencias limitantes, debido al efecto que causa en nosotros, nos limitan en muchos sentidos. Es así como muchas personas crecen convencidas de que no merecen ser feliz, y deben conformarse con una relación tóxica y dañina, en la que no obtienen amor y cariño sino más bien sufrimiento.

Pero eso no es cierto, si en lo más profundo de tu ser tienes pensamientos como esos que te limitan a una vida amorosa conflictiva, entonces hazte consciente de que eso es un problema y comienza a transformar esos pensamientos en otros más correctos y positivos.

Refuerza tu autoestima

La autoestima es muy importante para relacionarnos, ya que si tienes un bajo concepto de ti entonces vas a generar que otros los tengan también. Debes tener asertividad, saber qué es lo que mereces y ser capaz de exigirlo. Para eso necesitas tener un concepto elevado de ti, saber que eres una persona valiosa, que merece lo mejor y que merece una relación feliz.

Cuando te haces consciente de lo anterior estarás dando un primer paso. Recuerda la autoestima y la asertividad. Pero también es importante que en la misma medida en la que te valoras también valores a tu pareja.

Lo mágica de las relaciones es que se da lo que se recibe, se cosecha lo que se siembra.

Una relación feliz se construye sobre la base del respeto, la consideración, la empatía, la confianza, la honestidad. Si practicas estos valores con tu pareja, la estarás educando para que también los aplique contigo, y el resultado será una relación feliz.