En primer lugar quiero que entiendas qué es una relación de pareja con proyección.

Cuando hablo de proyección me refiero a que hay un futuro planificado, y el objetivo de esa planificación es mantener una relación sólida y duradera, que no hayan amenazas que atenten en contra de la unión.

Para que eso sea posible, tu proyección, junto con tu pareja, debe ser clara, directa y bien delimitada.

Es decir, necesitas saber hasta dónde quieres llegar con tu pareja, cuáles son las metas que desean cumplir, cómo se ven a corto, mediano y largo plazo.

Para todo ello necesitas definir también, junto con tu pareja, cuáles son las oportunidades que tienen para lograr sus metas, qué amenazas deben enfrentar y cómo lo harán, en qué debilidades deben trabajar para superarlas y cuáles son las fortalezas que les permitirá lograr todo lo que se plantean.

La clave es la unidad, estar unidos, hacerlo todo unidos, no dejarse el uno al otro por fuera, sino más bien progresar con el interés del beneficio común.

A continuación te presentaré los aspectos fundamentales que te permitirán vivir una relación con proyección.

Vive el presente junto a tu pareja

En esto debes tener un equilibrio, se trata de vivir con proyección pero desde el presente.

No te quedes en el pasado, cada una de las dificultades, problemas, malos entendidos e impases deben ser dejados atrás para que de esa forma puedan proyectarse hacia el futuro.

Hay que plantear los pies en el presente. Los problemas se enfrentan paso a paso. No solo hablo de los problemas en la relación, entre los dos, los que deben ser tratados en conjunto y al día. También me refiero a los problemas externos.

Mi recomendación es que panifiquen, se sienten los dos y con agenda en mano determinen cada uno de los objetivos que desean cumplir y los obstáculos que deben enfrentar.

La práctica de este principio les permitirá estar atentos ante las amenazas que se van presentando.

La comunicación es prioritaria

Con el paso de los años algunas parejas dan todo por sentado, es decir, piensan que ya todo está dicho y la comunicación disminuye a tal punto en el que no se comunican sino para las cosas básicas en el hogar.

Esto es un grave error, y es sorprendente que se llegue a esos niveles de descuido. La comunicación es prioritaria hoy y siempre, en todo momento.

Necesitas que tu pareja esté siempre al tanto de tus planes, sentimientos, emociones, anhelos. De la misma forma en la que tú debes estar enterado de sus planes, sentimientos, emociones y anhelos.

Si le das prioridad a la comunicación podrás construir una relación sana, con proyección, porque la base para proyectar es planificar y planificar en unidad.

En el caso de que sufras alguna molestia debido a alguna decisión o actuación de tu pareja, convérsalo de inmediato.

Mantengan la comunicación respecto a las inquietudes, tener un diálogo constante garantiza la estabilidad de la relación.

Mantengan la individualidad

Para este principio hay que tener equilibrio. Por eso voy a explicarte a detalle.

Cuando decides vivir en pareja, o comenzar ese proceso, debes estar consciente que en adelante los dos serán uno. Es decir, que deberán compartir sus metas, sus anhelos, sueños y encontrar la forma de ayudarse mutuamente y apuntar a una dirección entre los dos.

Pero también hay que comprender que necesitan tener claro el hecho de que cada uno es un individuo diferente al otro, coaccionar a tu pareja a que sea como tú es un error. Recuerda que la has aceptado así, que te ha gustado por su forma de ser, ¿por qué querrás cambiar su personalidad entonces?

A medida que la relación se profundiza, a medida que pasa el tiempo, se acentuarán más las características de la personalidad de cada uno. Se harán más notables, deben aprender a aceptarse como seres individuales que comparten intereses.

Aprendan a darse espacio, a permitirse el desarrollo individual de sus potencialidades. Cuando alguna meta no sea de interés mutuo, de igual forma fomenten el apoyo entre los dos.

Desarrollar confianza

La confianza se desarrolla, no es gratuita. Debes aprender a ganarte la confianza de tu pareja y a brindar tu confianza en la misma medida.

Sí, sé que es una clave básica, que probablemente has leído mucho sobre la importancia de confiar en tu pareja, pero la pregunta es ¿qué estás haciendo para desarrollar un buen nivel de confianza en la relación?

No se trata de tan solo convivir, o pensar que el tiempo se encarga de todo es un error, el hecho de que la pareja cumpla años y años no significa que la confianza se profundiza, este es un aspecto en la relación del que hay que tomar control.

Solo el compromiso consciente puede generar confianza en la relación. Así que toma consciencia de esta necesidad y trabaja para la confianza mutua.

Asegúrate de conocer las necesidades de tu pareja

El conocimiento que tengas de tu pareja te ayudará a construir una relación sana. Saber sus intereses, necesidades, lo que espera, lo que no espera, pero sobre todo saber cómo se siente con respecto a la relación.

Así que presta atención a sus reacciones, hay muchas cosas que no se comunican oralmente, pero que pueden comprenderse si se presta atención al lenguaje corporal.

Es muy importante compenetrarse para este conocimiento, de nuevo el compromiso es necesario y el sentido de responsabilidad. Querer tener una relación con proyección no es suficiente, es necesario dar el paso de tomar responsabilidad para construir un buen ambiente de pareja.

Estos son los principios necesarios para poder construir una relación con proyección, llevar tu relación de pareja a otro nivel depende de ti y de tu pareja.

De nuevo te dejo otra recomendación: toma un tiempo exclusivo con tu pareja para repasar estos principios y evaluar si los han estado aplicando, en base a ello elaboren un plan de acción para optimizar la aplicación de los principios y construir una mejor relación de pareja.