En el emprendimiento algo está asegurado: hay momentos buenos y otros no tanto. Y quiero que te hagas consciente de ello.