Tips para disfrutar más junto a tu familia

Este es un artículo especial para padres y madres. Pues sin duda estás agradecido o agradecida con la vida por permitirte tener una familia, pero te gustaría poder disfrutar más con ellos.

Mi pregunta es, ¿qué te impide disfrutar más con ellos?

Seguro podrás cara de que es obvio, que las responsabilidades, los quehaceres en el hogar, los horarios de trabajo, la agenda full, las reuniones de negocios, y tantas excusas más.

Sí, haz leído correctamente, he dicho “excusa”, ya que todo lo que te pueda mantener ocupado puede ser solucionado de forma que no represente un obstáculo para disfrutar con tu familia.

Lo que quiero decirte es que todo tiene un momento, recuerda que la familia ha de ser lo más importante para tu vida.

De nada te sirve tener un trabajo muy bueno, o un emprendimiento exitoso, o tener la casa en orden, incluso el futuro asegurado, económicamente, de tus hijos. De nada te sirve todo eso si no disfrutas en familia.

Es contradictorio que muchas veces las ocupaciones que nos mantienen alejados de la familia son las que hacemos para poder garantizar el bienestar de la familia.

Pero suele ocurrir y muy a menudo. Es por eso que mi preocupación contigo es lograr que puedas construir una familia ideal, unida con un ambiente de armonía en el hogar, para que puedas desarrollar una relación sana con tu pareja e hijos.

Así que voy a darte una serie de tips que te ayudarán a disfrutar más tiempo con tu familia. Porque construir una familia feliz depende del tiempo que estés dispuesto a invertir en ella, tiempo de calidad. Y me dirás que tienes mucha disposición pero poco tiempo.

Pues debo corregirte y decirte que la disposición verdadera jamás es vencida, así que hazte consciente de la necesidad de disfrutar más tiempo con tu familia y sigue estos tips para tener como resultado la familia feliz que quieres:

Organiza tus actividades

Pocas personas son amigas de la verdadera organización. Y no me refiero a eso de tener cada objeto bien ubicado, lo cual también es muy digno de alabar, pero en este caso hablo de organizar las cosas por hacer.

Te invito a hacer una lista de cada una de tus responsabilidades diarias, encontrarás así una mejor forma para optimizar el tiempo y tener un mejor rendimiento.

No olvides incluir en la lista todo, absolutamente todo lo que debes hacer diariamente. Pues así te harás consciente de tus tareas, y de que hay una forma de organizarlas para que no interfiera con tu relación con tu familia.

Cuando tengas tus cosas por hacer organizadas, lograrás hacer espacio para dedicarle tiempo a tu familia.

Haz un horario

Lo segundo es un horario. Ya que tienes tus cosas por hacer organizadas, y haz podido despejar de tu lista aquellas que realmente no son importantes, entonces procede a ponerles horario.

Cuando tienes un horario podrás optimizar tu rendimiento, te obligarás a ser más efectivo y eficiente y por lo tanto podrás hacer tiempo para compartir con tu familia.

Este es un hábito que tendrás que ir construyendo, e incluso que deberás enseñar al resto de la familia, de esa forma todos podrán hacer espacio en su lista de cosas por hacer con horarios, para poder compartir más en familia.

Mantén la disciplina

Comúnmente sucede que por falta de disciplina procrastinamos, entonces las cosas por hacer se van acumulando de tal forma que nos van restando más tiempo para compartir en familia.

Mi llamado de alerta es a que tengas disciplina, ahora que has decidido hacerte de una lista de cosas por hacer, de incluir un horario, entonces apégate a plan.

De esa forma podrás asegurarte de que las cosas salgan bien y que nada interfiera en los momentos que has reservado exclusivamente para compartir con tu familia.

Dale a tu familia la importancia que merece, demuéstrales que te importan a través de los hechos, no pospongas un encuentro familiar, o no faltes a un desayuno o cena por falta de disciplina.

Ten sentido de prioridad

Priorizar es una acción necesaria. Darle importancia a lo que realmente lo merece y ejecutar acciones que te permitan llevar a cabo o cumplir con lo importante, te permitirá ser más efectivo en todo.

Este principio aplica a todas las áreas de tu vida, porque si quieres disfrutar más tiempo con tu familia, debes priorizar tus actividades diarias a fin de que nada pueda impedirte estar realmente presente junto a tu familia.

De nada te sirve salir de la oficina a casa, cenar con tu pareja e hijos pero tener que estar pendiente del teléfono o del ordenador para resolver detalles.

El momento con la familia es sagrado y debe ser prioridad cuando estás con ellos, todo lo demás puede esperar.

Vive tu día relajado

Es fundamental que se entienda que cuando digo relajado no me refiero a que no le des importancia a las cosas, sino más bien a que no generes condiciones para el estrés, que podría desenfocarte de tu objetivo de compartir más con tu familia.

Lo mejor es ir paso a paso, siempre priorizando. No persigas la perfección, por ejemplo, no necesitas planificar un encuentro familiar en un hotel y todo un evento para pasarla bien con tu familia.

Lo importante es que el tiempo sea de calidad. Puedes incluir una vez por mes una salida al campo, una visita a un pueblo, ir al parque, ir de pesca con la familia, y actividades muy especiales por el entorno y el movimiento. Pero también puedes planificar un día de aseo general en el que todos participen y realices dinámicas en casa.

También puede ser una cena temática, algo sencillo pero que estimule la unidad y que genere un ambiente ideal para compartir.

Que tu interés por compartir tiempo de calidad no se convierta en un disparador de estrés, pues esa no es la intención.

Estos son los tips que te comparto para que logres disfrutar de más tiempo con tu familia. Aplícalos y verás cómo mejoras la relación familiar en tu hogar.

Actividades ideales para compartir en familia

La unión familiar no se da como una obligación o por accidente, es decir, los integrantes de la familiar no despertarán un día siendo unidos. Este es un valor que debe fomentarse en casa a diario.

El ser humano es un ser de hábitos, aprendemos lo que vemos y escuchamos. Por eso es importante que como padres demos el ejemplo y seamos quienes estimulemos la formación de los valores que son necesarios para un sano desarrollo.

Cuando los hijos crecen sanos emocionalmente, con principios y valores, tienen mayores probabilidades de triunfar en la vida y así transmitir a sus propios hijos lo aprendido.

Por eso insisto constantemente en las necesidades de que construyamos una familia sana, con buena relación entre los miembros, con principios que sean ideales para que funcionen a favor del desarrollo del potencial de cada miembro de la familia. De esa forma nos aseguraremos de generar condiciones para el éxito continuo de nuestros hijos.

Pero no se trata solo de que los hijos aprendan valores positivos y sean reforzados en ellos, sino de que nosotros como padres podamos también crecer, desarrollarnos, ser plenos, alcanzar nuestro máximo potencial como individuos sanos.

Si logramos un buen equilibrio en el hogar, buenas relaciones, motivar valores de amistad, amor, respeto, confianza, y principios positivos, estaremos sentando las bases para un futuro positivo para todos.

No es un secreto que en la actualidad las familias han ido perdiendo el sentido de la unión, las familias ya no se congregan en ocasiones especiales, sino que se dispersan, cada uno tiene un plan y se va por su lado.

Sin embargo, debemos recuperar las tradiciones familiares, y darle un sentido profundo a la unión familiar.

Así que, para recuperar terreno, he decidido hoy compartir una serie de actividades ideales para compartir en familia.

Estas actividades te permitirán establecer las bases para la unión familiar, de manera que se puedan tener momentos de calidad juntos.

A continuación una lista de actividades que podrás realizar para fomentar la unión de tu familia.

Realiza ejercicios en familia

Además de lo importante que son los ejercicios para un cuerpo sano y para regular el estrés, también es un buen pretexto para poder establecer escenarios ideales para la unión familiar.

Mi recomendación es que programes para cada semana un espacio para que la familia pueda compartir una sesión de ejercicios.

Pueden caminar juntos durante una hora o menos. De esa forma estarán combatiendo el sedentarismo, la inactividad, y al mismo tiempo establecer vínculos importantes durante el ejercicio que escojan realizar.

Un buen hábito para estimular el vínculo familiar sería levantarse temprano, preparar juntos una bebida natural, y salir en familia a hacer ejercicios para luego regresar y entonces enfrentar cada uno su rutina diaria y responsabilidades.

Cocinar juntos

Cuando más que reunirse en la mesa para comer, cada uno con su afán, mirando el reloj para no “perder más tiempo del necesario”, se establecen días en los que la familia junta cocine alguna receta especial, entonces se están proporcionando condiciones ideales para estimular la unión familiar.

Es por ello que cocinar junto es una actividad ideal para la familia. Cocinar juntos puede ser divertid y entretenido.

Mi sugerencia es que no lo hagas al azar, es decir, que no esperes el día en el que todos estén disponibles para cocinar juntos.

Lo que debes hacer es pautar el día, pueden escoger el día a la semana entre todos los miembros de la familia o sencillamente puedes escoger tú el día y luego comunicar el resto de la familia.

Aprovecha las ocasiones especiales

No se debe perder la tradición de reunirse en familia para celebrar ocasiones especiales.

Y si ya se ha perdido, pues es momento de recuperar esas ocasiones. Celebrar juntos es una actividad que permite fortalecer los vínculos.

Organiza reuniones en navidad, en las fechas de cumpleaños de los miembros de la familia, organiza encuentros, celebra las temporadas especiales, no dejes que ninguna fecha importante pase por alto.

Estas celebraciones permiten que se forme una oportuna consciencia de familia, con lo que nuestros hijos podrán crecer teniendo siempre presente el valor de la familia, de la unidad y del amor.

Aprovecha los fines de semana

Los fines de semana son especiales porque todos los miembros de la familia se libran de las obligaciones. Los padres no deben cumplir horario laboral, los hijos no deben ir a clase.

Es así como hay tiempo para poder compartir. Aprovecha los fines de semana para organizar viajes, así sean viajes cortos. Para programar una película en casa, o salir al campo, al parque, a un centro comercial, pero no dejes que los fines de semana se vayan en blanco.

Cuando acostumbras a organizar momentos especiales para reuniones familiares los fines de semanas, estimulas la unión, los miembros de la familia estarán esperando deseoso cada fin de semana.

No siempre tendrá que ser una salida, también podrás organizar diferentes actividades en casa.

El momento del aseo en casa

Por último quiero recomendarte que hagas del aseo en casa una ocasión especial para compartir. Esto permite fomentar sentido de responsabilidad y a la vez de unidad.

La unidad debe ser el objetivo principal a fomentar con cada una de las actividades que te he compartido. Una familia unida es sana, y a la vez es un espacio para un sano desarrollo emocional.

Realizar actividades juntos permitirá que los miembros de la familia puedan comprender la importancia de los valores familiares, también permitirá que haya un equilibrio emocional.

Asear juntos la casa puede llegar a ser muy divertido, así que planifica tus sesiones de limpieza, en las que participe la familia completa, asigna responsabilidades durante la jornada e incluso puedes establecer un sistema de premios durante la jornada de limpieza.

Las actividades que te he propuesto a lo largo de este artículo no demandan de una gran inversión financiera. En el caso de aprovechar los fines de semana, te he sugerido que no siempre sean salidas, sino que a veces podrás organizar juegos en casa y otras actividades durante el fin de semana.

3 preguntas que seguramente te harás como padre

Cuando eres padre o madre muchas preguntas nos asaltan, y es que no todo está dicho en relación a la crianza de los hijos. Siempre habrá circunstancias inesperadas, ante las cuales no sabremos cómo responder efectivamente.

Muchas inquietudes jamás son respondidas, nos toca encontrar respuestas durante la práctica cometiendo errores, sin embargo, cuando se trata de la formación de nuestros hijos lo mejor es no correr riesgos y buscar la ayuda de especialistas que puedan indicarnos de qué manera actuar ante condiciones específicas.

Somos los responsables por la educación de nuestros hijos. Es cierto que en la escuela aprenden, pero la última palabra está en el hogar, es decir, vale más el refuerzo en casa, pues ellos evaluarán qué aprendizaje incorporar a sus sistemas de creencia dependiendo del modelos que tengan en casa.

Así que sí, ser padre o madre no es tarea fácil, se necesita de un equilibrio que no se logra de la noche a la mañana.

También somos responsables de encaminarlos hacia la mejor dirección para ellos, mostrarles y enseñarlas aquello que serás importante para el desarrollo pleno.

Es así como con nuestras palabras y actos podremos impregnar en ellos valores, ideas, expectativas.

A continuación voy a responderte algunas de las preguntas que generalmente nos hacemos como padres:

¿Cómo podemos lograr una educación positiva para nuestros hijos?

Interrogantes similares nos asaltan a diario. Pero son tus hábitos los que importan para la formación, pues eso es lo que les transmitirás y lo que ellos imitarán.

La educación positiva les permitirá afrontar la vida y sus desafíos de una forma efectiva, de manera que podrán ser personas con un buen desarrollo tanto intelectual como a nivel de valores.

Las buenas habilidades en nuestros hijos dependerán también del estímulo que les demos para desarrollarlas, y esto es parte de una educación positiva.

De manera que transmíteles buenos hábitos, para que puedan tener una vida exitosa, que es la finalidad de una educación positiva.

Recuerda que la intención no es lo que vale, es decir, puedes querer lo mejor para ellos pero si no los preparas para que puedan hacerse de lo mejor, entonces tu intención no habrá valido de nada.

¿Debo imponer a mis hijos o debo acompañarlos?

La imposición es el método que muchos prefieren para criar a sus hijos. De manera que se usan principios de autoridad, castigo y obediencia. Esto en nada es un método de educación, sino más bien de adiestramiento.

Con este adiestramiento se generan actitudes negativas y dañinas para nuestros hijos, porque crecen teniendo miedo.

Los niños que son criados bajo este método, aprenden a obedecer pero no a pensar y razonar.

Esto es un daño que se les hace a los niños, pues a medida que crecen se hacen más inseguros y manipulables.

Es por ello que se les debe formar desde un enfoque diferente, en el que resalta el acompañamiento.

Por medio del enfoque del acompañamiento se les puede enseñar y transmitir el interés de aprender el porqué de todo, de esta forma cuando se les exija algún comportamiento, ellos sabrán por qué se les exige y cumplirán las exigencias basados en el razonamiento, lo que les permitirá en el futuro decidir si obedecer o no a terceros.

El aprendizaje mediante la experiencia también es importante, y para esto debemos aprender a acompañarlos, permitiéndoles experimentar y formular sus propios criterios, por lo que crecerán con una actitud de seguridad y de confianza.

Por lo tanto, la respuesta a si imponer o acompañar es que les permitas tener responsabilidades y asegúrate de estar allí para ayudarlos y reforzar la importancia de tener metas en la vida.

¿Es correcto poner límites y normas?

El acompañamiento, como ya te he dicho, es necesario para una educación positiva para formarlo de tal manera que sean capaces de enfrentar desafíos y de desarrollar una vida plena.

A la respuesta anterior te argumenté que no es positivo hacerles imposiciones a nuestros hijos, pero hay que tener un equilibrio, pues la no imposición no significa ausencia de reglamentos.

es necesario y adecuado establecer límites y normas a nuestros hijos. Pues no se trata de que se conviertan en anárquicos, sino más bien de que puedan regular sus libertades de acuerdo a normas necesarias para la buena convivencia.

Recuerda que como padres somos los guías, quienes nos encargamos de la educación, quienes marcamos el camino, quienes supervisamos el aprendizaje, con la intención de asegurarnos de que puedan crecer con buenos principios, hábitos, valores y con una personalidad equilibrada.

Esto significa que se necesitan establecer normas y límites que puedan garantizar que nuestros hijos asimilen la necesidad de un equilibrio.

¿Cómo puedo educar a mis hijos desde el respeto?

Educar desde el respeto no es igual a hacerlo desde el miedo. El respeto es un valor que debe originarse en el ser humano sin que sea exigido. Pero no solo son los hijos quienes deben respetar, en el caso, a sus padres.

También los padres necesitan fomentar el respeto, demostrando respeto de igual forma a sus hijos. Cuando educas desde el respeto, lo haces también desde el amor.

Educar desde el respeto es aplicar los valores de vida que queremos que nuestros hijos asimilen y hagan suyos.

Por otra parte, asegúrate de transmitir seguridad y constancia, así podrás enseñar valores de vida mediante normas y hábitos que tú modeles.

Cuando actúas con seguridad, conviertes tu actuación en una lección práctica y si lo haces a diario, ese será el valor que transmitirás a tus hijos.

Así que presta atención a tus actos, sé coherente y así te ganarás el respeto de tus hijos, la confianza y verás a tus hijos crecer con buenos valores.

Estas son las preguntas que seguramente te haces en relación a cómo educar a tus hijos, cómo formarlos de manera que estén listos para enfrentar el mundo y triunfar cumpliendo tus metas.

Te invito a que pongas en práctica las respuestas a las preguntas, podrás ver a tus hijos crecer sanos y con valores firmes.

Construye una familia feliz

Sin duda todos queremos tener una familia feliz, estamos dispuestos a hacer lo necesario para lograr un buen ambiente en el hogar, fomentar la armonía, la unidad, estimular la comunicación.

El problema está en que muchos ignoran cómo pueden hacerlo. Sí, habrás leído o escuchado repetidamente que en una familia debe haber comunicación, pero la gran pregunta que te haces es ¿cómo puedes hacer que exista una buena comunicación en el hogar?

He conocido a muchas personas que se han preguntado siempre cómo pueden construir una familia feliz, saben los principios, pero no saben cómo llevarlos a la práctica.

En este artículo de hoy quiero explicarte el cómo de los principios que ya has escuchado tantas veces, es decir, quiero darte algunos consejos prácticos que te permitirán construir una familia feliz.

Así que presta atención porque voy a darte estrategias fáciles de poner en práctica para que puedas disfrutar de un ambiente familiar ideal

Debes involucrar a toda la familia en estas prácticas, lograr que se comprometan con cada estrategia, pues de esa forma conseguirás tener éxito.

La idea es que cuando cada miembro de familia esté en casa se pueda respirar la alegría. Imagina que tus hijos lleguen de la escuela, y con emoción se sienten a contarte todo lo que vivieron en la jornada, y que tú disfrutes de ese momento con tu pareja, que puedan conversar tranquilamente y compartir momentos especiales.

Sé que es lo que todos deseamos, a veces parece un supuesto ideal muy difícil de lograr, vemos en la televisión las familias ejemplares en algunos programas, y nos preguntamos si en la vida real se puede tener una familia así.

Pues la buena noticia es que si es posible, y a continuación te mostraré cómo puedes hacerlo posible:

Construye desde tu ejemplo un matrimonio feliz

El primero de los principios se basa en el ejemplo. Sí, este es un paso práctico para lograr generar un ambiente de paz y armonía en el hogar.

No basta con desear buenas condiciones, no basta con querer una familia y un matrimonio feliz, necesitas generarlos, construirlo, y debes hacerlo con tu ejemplo, pues así podrás estimular al resto de la familia a seguir tus pasos.

Así que genera espacios de convivencia, fomenta el respeto mutuo, da el ejemplo con tus actitudes, con tus respuestas en casa, con tus acciones y comportamiento.

El primer principio práctico es trabajar en ti, no te enfoques en primer lugar en lo que cada miembro de la familia debe cambiar, sino en lo que tú debes cambiar y así estarás generando la primera condición ideal para una familia y un matrimonio feliz.

Apaga las distracciones

Este principio práctico aplica en todos los aspectos de nuestras vidas. Si tu meta es construir una familia feliz, entonces deberás enfocarte en tomar acción en base a esa meta.

De manera que necesitarás hacerte consciente de tu deseo de tener una familia feliz, y deberás establecerte ese deseo como una meta.

Cuando te estableces una meta, tu sueño pasa a otro nivel, debido a que ahora estarás obligado a crear un plan de acción para el cumplimiento de la meta. En este sentido, dentro de tu plan de acción debes incluir apagar los elementos distractores que te desviarán del propósito de construir una familia feliz.

Es así como cuando estés en casa no te pongas a ver televisión y a dejar que el tiempo se pase sin hacer alguna actividad junto a tu familia.

Apaga el televisor y comparte una buena conversación con tu familia, juega con ellos, escúchalos, planifica algún viaje, haz que el tiempo en casa valga.

Haz a tu familia consciente de la importancia del tiempo

Este principio va de la mano con el anterior. La forma como te has comportado hasta ahora determina la manera en la que piensan y actúan tus hijos. Tu pareja también reacciona de acuerdo a tu historial.

Por lo tanto, necesitas reconocer que el tiempo tiene valor cuando se está en casa. No busques ocuparte con cualquier cosa para entretenerte y así pase el tiempo rápido.

Haz que tu familia se haga consciente del valor del tiempo viendo cómo tú lo valoras, aprovechando al máximo los momentos en casa para cultivar tu relación con todos.

Cuando logres fijar en la mente de toda tu familia la importancia del tiempo juntos, la respuesta inmediata será que ellos también lo valorarán, realizando acciones que sean de provecho para la unión familiar.

Que los momentos de comer sean sagrados

Este principio práctico es claro: haz del momento de comer un momento sagrado. Todos deben estar en casa, todos deben estar en la mesa, todos deben disfrutar de ese momento

Para lograr que todos en casa disfruten del momento de la comida, debes hacerlos sentir especial durante la comida escuchándolos, preguntándoles, compartiendo anécdotas y planes importantes.

Llevar las horas de comer a un nivel sacro estimula la unión familiar. Que la mesa se convierta en un lugar de encuentro, en todo un evento que cada miembro de la familia espere.

Es posible que en algunas comidas no sea posible que estén todos, pero al menos asegúrate de que todos desayunen juntos y cenen de la misma forma, que sean momentos especiales para la convivencia.

Estos son los principios básicos que he decidido compartir contigo hoy, es posible construir una familia feliz, es posible tener un matrimonio ideal. Es una empresa en la que se debe invertir tiempo continuamente, pero los resultados son satisfactorio.

Fomentar la unidad familiar es trabajar por condiciones ideales para el desarrollo sano de nuestros hijos, para que nuestra pareja pueda desarrollar su potencial porque no tendrá que preocuparse por problemas familiares.

Y es cierto que siempre habrá problemas, que eventualmente se presentarán, pero si se afrontan en familia todo será pasajero y nada podrá poner en riesgo la unión familiar.

Pon en práctica cada uno de los principios que te he compartido, y poco a poco podrás construir una familia feliz, un hogar al que siempre querrás regresar después de cada jornada diaria.

7 consejos para preparar a tus hijos para el éxito

Por supuesto que quieres lo mejor para tus hijos, es lo que toda madre y todo padre desea.

Es por ello que necesitas conocer la forma de preparar a tus hijos para el éxito, pues en la vida tendrán tropiezos, dificultades, obstáculos, de la misma forma en la que se presentarán oportunidades, posibilidades condiciones ideales para triunfar.

En todos los casos nuestros hijos necesitarán contar con una actitud y conocimiento para poder vencer toda circunstancia adversa, así como también necesitarán tener las habilidades para aprovechar las buenas condiciones.

A medida que nuestros hijos crecen van adoptando ciertas creencias a sus sistemas, y de estas dependerán el éxito o el fracaso que tengan en la vida.

De manera que es importante que se les prepare de manera que puedan afrontar la vida en todas sus dimensiones y estar conscientes de las creencias que rigen sus conductas, que les motiva a tomar decisiones o que los paraliza ante determinadas circunstancias.

A medida que se van desarrollando, los niños van aprendiendo nuevas habilidades, y lo hacen a gran velocidad, con tales habilidades además tienen la oportunidad de aumentar el nivel de confianza para poder usarlas, esto dependerá de muchos factores, y es responsabilidad de los padres proveer las condiciones ideales para el desarrollo de las habilidades.

Es fundamental que los padres aprendamos a alimentar la confianza en sí mismo a los hijos, para que puedan crecer como personas centradas, enfocadas, para que puedan manejar las situaciones en las que no tienen éxito y gestionar efectivamente las emociones.

A continuación te daré 9 consejos que te serán de mucha utilidad para preparar a tus hijos para lograr el éxito en todo lo que se propongan.

Céntrate en modelar la confianza

La mejor forma de enseñar a los hijos es con el ejemplo. Los niños absorben todo lo que ven y perciben, mucho más que las palabras.

Así que si quieres que tus hijos crezcan desarrollando un buen nivel de confianza, debes realizar tus actividades con confianza de forma que ellos puedan percibirlo.

No se trata de disimular, esta necesidad de centrarse en modelar la confianza que queremos que desarrollen nuestros hijos, nos lleva comprometernos con nosotros mismos a sentir esa confianza.

No les reproches los errores a tus hijos

Cuando nuestros hijos se equivocan, lo hacen porque han tenido la valentía de intentar algo nuevo, la idea no es desmotivarlos reprochándoles que lo hicieron mal, o que no lo lograron.

Es importante que se destaquen las actitudes positivas, el interés de descubrir nuevas cosas o de descubrir nuevas formas. Hay que estimularles para que sepan y perciban que los errores no determinan nada, sino que sirven para seguir explorando.

Si queremos hijos exitosos, tengamos cuidado de no desmotivarlos, y de ayudarles a tener una perspectiva amplia en cuanto al tiempo y las oportunidades, lo que no pudieron lograr no fue a causa del error, sino que esto ha sido el resultado tangible de la valentía de intentarlo, significa que deben continuar experimentando.

Estimúlalos a tener nuevas experiencias

Si tus hijos han logrado dominar algún aspecto del crecimiento, por ejemplo cuando comienzan a caminar, lo que sigue es reforzar las actitudes que les permitieron ese logro, y acto seguido desafiarlos a tener nuevas experiencias.

Crea un sistema de recompensa y desafíos, de esa forma podrás formar en tus hijos un carácter dispuesto a asumir retos.

Tener hijos sanos y con buena actitud ante la vida depende de nuestro compromiso como padres, de manera que debemos invertir tiempo en estimularlos, en proveerles de las condiciones para que desarrollen nuevas habilidades a través de la experiencia.

Permíteles fracasar

Es cierto que debemos proteger a nuestros hijos, sin embargo, la verdadera protección consiste en darles herramientas para que puedan velar por sí mismos.

En ese sentido, es importante que nuestros hijos aprendan a fracasar, es decir, que tengan la experiencia completa. No los prives de la posibilidad de intentar acciones que probablemente no podrán dominar en el primer intento.

De lo que debemos estar atentos es de ayudarles a comprender el fracaso de una forma efectiva, para que aprendan a continuar y no desanimarse por los intentos fallidos.

Refuerza la perseverancia con elogios

Es importante reforzar cada actitud positiva que demuestren, pues de esa forma seguirán cultivándolas.

La perseverancia es una actitud necesaria para poder alcanzar las metas y objetivos, si quieres asegurarte de que tus hijos se conviertan en adultos exitosos, debes enseñarles a perseverar.

Con la perseverancia se desarrolla la habilidad de ser paciente, de hacer estrategias y no desistir. Así que elogia constantemente la perseverancia de tus hijos.

Motívalos a descubrir lo que les apasiona

Muchas personas fracasan permanentemente y sufren insatisfacciones porque no conocen cuál es el propósito de vida que tienen, no han descubierto cuál es la pasión que podría moverlos.

A medida que se va creciendo se asumen responsabilidades que ocasionalmente nos hacen desviar de nuestros sueños y pasión, hasta el punto en el que lo olvidamos. Esto ocurre generalmente porque no fuimos formados para mantener el foco en nuestra pasión.

Evítales ese futuro a tus hijos, enséñalos a descubrir su pasión, motívalos a perseguir sus sueños, de esa forma crecerán con disposición plena a desarrollar el potencial que tienen, y hacerlo con toda pasión.

Establece metas para tus hijos

Este es el último consejo que te daré por hoy. Estructura metas para tus hijos, que sean grandes y pequeñas. De esa forma irás fortaleciendo en ellos un carácter sólido y orientado a los logros.

Haz una lista de cosas que deberán ir alcanzando, con metas a corto, mediano y largo plazo. De esa forma el proceso será progresivo, y tus hijos irán adaptándose al sistema de logro.

Es así como te asegurarás de que ellos vivan siempre centrados en objetivos, y aprendan a planificar sus acciones en base a metas sistemáticas.

Estos son los consejos que he querido compartirte, aplícalos para la formación de tus hijos, y te asegurarás de formarlos con buenas actitudes garantizándoles el desarrollo de una vida plena.