Las bases para un matrimonio sólido

La vida en familia puede ser un poco complicada cuando no se tiene conocimiento sobre cómo llevarla.

Por eso quiero ayudarte a comprender mejor cómo llevar una buena relación en el hogar, que te permita desarrollar un ambiente familiar más cómodo y feliz.

Generalmente la gente piensa “lo que le funciona a una familia a otra no, porque no todas las familias son iguales”.

En esa declaración hay un 50% de verdad y otro 50% de verdad a medias.

Es cierto que no todas las familias son iguales, siempre hay variantes distintas, también es cierto que no todo lo que le funciona a mi familia, por ejemplo, le funciona a la tuya.

Pero hay otra verdad que no está dicha en esa frase, y es que hay bases fundamentales que son generales, que sí son para todas las familias.

Así que construir un hogar, una familia, sobre esas bases te va a garantizar que tu familia sea feliz, que sea sólida.

Así que te voy a regalar 3 bases sobre las que puedes construir una familia feliz.

La primera base es reconocer que tú no eres la única persona responsable por el bienestar de tu familia.

Ser familia es ser un equipo, por lo tanto todos tienen una responsabilidad y tienen beneficios y derechos. Cuando se niega esta gran verdad, y se quiere centralizar todos los derechos, beneficios y responsabilidades en una solo miembro de la familia, las cosas comienzan a ir mal.

Así que recuérdalo siempre: la familia es responsabilidad de todos sus miembros, por lo tanto cada quien debe cumplir un rol.

La segunda base es evitar la monotonía. Las rutinas afectan el bienestar de la familia. Así que deben romper con la rutina frecuentemente.

Es cierto que en ocasiones las responsabilidades pueden hacer que cada miembro de la familia esté por un lado contrario al resto, sin embargo, conviene tomar un día a la semana, al menos, para romper la rutina y planificar una escapada con la familia a cualquier lugar.

La tercera base está en los rituales. No me refiero a nada esotérico, sino más bien a alguna práctica común que los una más. Si por ejemplo son cristianos, rezar u orar juntos una vez al día o por lo menos a la semana, les será de mucha ayuda.

Pero los rituales no se limitan a prácticas religiosas, también puede ser a que todos estén a la hora de la cena, cenar en familia y compartir en la mesa sus experiencias del día. Es otra forma de fortalecer el vínculo familiar a través de rituales.

Construir a diario tu relación sobre estas bases te dará mejores resultados Te invito a que las pongas en práctica.

Buenas prácticas para una mejor relación de pareja

Tener una mejor relación de pareja no depende exclusivamente del deseo. Puede considerarse como el primer paso, pero necesitas también identificar cuáles son las prácticas que te ayudarán.

Mi intención es poder brindarte asesoría para tener una mejor relación de pareja, por eso me gustaría que prestes atención a las siguientes prácticas que voy a sugerirte.

La primera práctica es suprimir la individualidad destructiva. Es necesario que cada uno conserve su espacio personal, pero no debe confundirse ese principio con manifestar individualidades destructivas.

Una de esas individualidades destructivas es el capricho, tomar decisiones a base del capricho es un error que debes evitar, porque te llevará a destruir tu relación.

La segunda práctica es identificar y mantener actitudes constructivas. Para lograrlo es necesario que identifiques tus molestias y qué las motiva, de esa forma podrás conversar con tu pareja al respecto y fomentar mejores actitudes.

Entre esas actitudes tienes que desarrollar hábitos con tu pareja que sirvan como espacio para ellas. Por ejemplo, ir al cine juntos es un hábito que los unirá más y dará oportunidades para disfrutar y así consolidar buenas actitudes.

Otra práctica muy positiva es respetar los espacios de cada uno. De esto me gusta hablar frecuentemente, porque es una de las prácticas que suelen perderse en las relaciones.

Debes fomentar el respeto hacia las actividades y tiempo de tu pareja, de esa forma no se aburrirán y tampoco vivirán en una batalla o competencia por esquivarse uno con otro.

En ese sentido es importante que se fomenten espacios comunes de igual forma, eso fortalecerá el vínculo y no se perderá la confianza cuando sea necesario que tu pareja se ocupe de actividades sin ti o tú sin ella.

La cuarta práctica que hay que fomentar es la supresión del orgullo. Es muy común que en las relaciones con conflictos reine el orgullo, ambos piensan que bajar la guardia, aceptar una condición, ceder, es imposible porque afecta el orgullo.

Pero es necesario que se deje el orgullo a un lado si se quiere tener una buena relación con tu pareja.

De igual forma, como quinta práctica te sugiero que toda la interacción dentro de tu relación tenga como objetivo definido inspirar una sensación de comodidad. De nada te sirve querer ganar una discusión, por ejemplo, si solo quieres incomodar demostrando que tienes razón.

Debes buscar el bien común, que tus acciones, tus conversaciones e incluso tus discusiones conlleven a un mejor estado de la relación.

Si tus acciones y tus palabras generan un ambiente negativo, estás destruyendo tu relación, así que necesitas recapacitar si lo haces. La idea es construir, así que suprime todo lo que no lleve a construir.

Estas son las prácticas que quiero sugerirte hoy, existen otras prácticas a considerar, pero quiero que tengas presente estas por ahora.

Pasos para construir una mejor relación de pareja

Las relaciones de pareja no tienen por qué ser un caos. Generalmente escuchamos que una relación no es fácil, pero sí lo es, solo necesitas saber cómo llevarla.

De eso voy a hablarte en este video, así que presta atención porque te enseñaré a construir una mejor relación de pareja.

En primer lugar necesitas mostrar sinceridad, no tengas miedo de revelar tus sentimientos, si algo te preocupa debes manifestárselo a tu pareja, de esa forma podrán llegar un mejor entendimiento.

Recuerda, conversar es un paso esencial para resolver los malentendidos, así que no niegues cuando sientas molestias, que la sinceridad reine en tu relación.

En segundo lugar es importante fomentar una actitud positiva ante la vida, infundir desanimo disminuye mucho la buena disposición de una relación.

Así que ten siempre optimismo, sin importar lo que pase debes brindar apoyo.

El tercer paso es mantener una actitud de atención hacia tu pareja, muchas cosas suelen afectar la autoestima de una persona, y si tu pareja sufre de golpes a su autoestima podría cegarse, o mostrar actitudes negativas que terminarán afectando la relación, así que presta atención a sus estados emocionales y hazle sentir que es especial.

De igual forma con los deseos y necesidades de tu pareja, sé una persona atenta. Ten en cuenta, además, que tu pareja no es tu propiedad, así que no des por sentado que tiene deberes contigo, agradece siempre sus gestos hacia ti, eso es parte de prestarle atención a tu pareja y te ayudará a cultivar una mejor relación.

El cuarto paso es respetar el espacio persona de tu pareja. Pensarás que estas 24/7 uno al lado del otro es positivo. Pero aunque son una pareja son también individuos, por lo tanto es importante reconocer la necesidad de tener un espacio propio.

No puedes esperar o exigir que tu pareja renuncie a sus metas porque no hay espacio para ti. Por ejemplo, coaccionar a tu pareja a renunciar a sus rutinas en el gimnasio solo porque tú no puedes acompañarle, es un grave error.

El quinto paso es establecer una relación de respeto. El respeto estimula un vínculo fuerte entre la pareja, y también incrementa la confianza.

Incluso en las discusiones y debates se debe mantener el respeto, evita las insinuaciones o groserías, evita las palabras hirientes.

La aceptación de tu pareja tal y como es, ese es el sexto paso para poder construir una buena relación de pareja. Tu pareja tiene sus hábitos y debes respetárselos.

Si hay hábitos que son dañinos para tu pareja y lo sabes, no se los reproches, ni intentes hacer que los cambie a través de palabras o medios violentos.

Debes conversar siempre con buen tono, explicar, argumentar y sobretodo respetar su decisión.

Por último, crea recuerdos junto a tu pareja. Los recuerdos que se han creado en una relación, son los que la consolidan.

Es decir, si quieres que en tu relación existan razones para permanecer juntos, tienes que crear experiencias positivas en común, vivencias especiales.

Así que viaja con tu pareja, haz un curso con ella, participa en concursos, hagan cosas que sean divertidas. Cultiva recuerdos que sirvan de ancla para tu relación.

Pon en práctica estos consejos que te he dado y con todas seguridad podrás llevar tu relación a un mejor nivel.

Los aspectos fundamentales para una relación de pareja con proyección

En primer lugar quiero que entiendas qué es una relación de pareja con proyección.

Cuando hablo de proyección me refiero a que hay un futuro planificado, y el objetivo de esa planificación es mantener una relación sólida y duradera, que no hayan amenazas que atenten en contra de la unión.

Para que eso sea posible, tu proyección, junto con tu pareja, debe ser clara, directa y bien delimitada.

Es decir, necesitas saber hasta dónde quieres llegar con tu pareja, cuáles son las metas que desean cumplir, cómo se ven a corto, mediano y largo plazo.

Para todo ello necesitas definir también, junto con tu pareja, cuáles son las oportunidades que tienen para lograr sus metas, qué amenazas deben enfrentar y cómo lo harán, en qué debilidades deben trabajar para superarlas y cuáles son las fortalezas que les permitirá lograr todo lo que se plantean.

La clave es la unidad, estar unidos, hacerlo todo unidos, no dejarse el uno al otro por fuera, sino más bien progresar con el interés del beneficio común.

A continuación te presentaré los aspectos fundamentales que te permitirán vivir una relación con proyección.

Vive el presente junto a tu pareja

En esto debes tener un equilibrio, se trata de vivir con proyección pero desde el presente.

No te quedes en el pasado, cada una de las dificultades, problemas, malos entendidos e impases deben ser dejados atrás para que de esa forma puedan proyectarse hacia el futuro.

Hay que plantear los pies en el presente. Los problemas se enfrentan paso a paso. No solo hablo de los problemas en la relación, entre los dos, los que deben ser tratados en conjunto y al día. También me refiero a los problemas externos.

Mi recomendación es que panifiquen, se sienten los dos y con agenda en mano determinen cada uno de los objetivos que desean cumplir y los obstáculos que deben enfrentar.

La práctica de este principio les permitirá estar atentos ante las amenazas que se van presentando.

La comunicación es prioritaria

Con el paso de los años algunas parejas dan todo por sentado, es decir, piensan que ya todo está dicho y la comunicación disminuye a tal punto en el que no se comunican sino para las cosas básicas en el hogar.

Esto es un grave error, y es sorprendente que se llegue a esos niveles de descuido. La comunicación es prioritaria hoy y siempre, en todo momento.

Necesitas que tu pareja esté siempre al tanto de tus planes, sentimientos, emociones, anhelos. De la misma forma en la que tú debes estar enterado de sus planes, sentimientos, emociones y anhelos.

Si le das prioridad a la comunicación podrás construir una relación sana, con proyección, porque la base para proyectar es planificar y planificar en unidad.

En el caso de que sufras alguna molestia debido a alguna decisión o actuación de tu pareja, convérsalo de inmediato.

Mantengan la comunicación respecto a las inquietudes, tener un diálogo constante garantiza la estabilidad de la relación.

Mantengan la individualidad

Para este principio hay que tener equilibrio. Por eso voy a explicarte a detalle.

Cuando decides vivir en pareja, o comenzar ese proceso, debes estar consciente que en adelante los dos serán uno. Es decir, que deberán compartir sus metas, sus anhelos, sueños y encontrar la forma de ayudarse mutuamente y apuntar a una dirección entre los dos.

Pero también hay que comprender que necesitan tener claro el hecho de que cada uno es un individuo diferente al otro, coaccionar a tu pareja a que sea como tú es un error. Recuerda que la has aceptado así, que te ha gustado por su forma de ser, ¿por qué querrás cambiar su personalidad entonces?

A medida que la relación se profundiza, a medida que pasa el tiempo, se acentuarán más las características de la personalidad de cada uno. Se harán más notables, deben aprender a aceptarse como seres individuales que comparten intereses.

Aprendan a darse espacio, a permitirse el desarrollo individual de sus potencialidades. Cuando alguna meta no sea de interés mutuo, de igual forma fomenten el apoyo entre los dos.

Desarrollar confianza

La confianza se desarrolla, no es gratuita. Debes aprender a ganarte la confianza de tu pareja y a brindar tu confianza en la misma medida.

Sí, sé que es una clave básica, que probablemente has leído mucho sobre la importancia de confiar en tu pareja, pero la pregunta es ¿qué estás haciendo para desarrollar un buen nivel de confianza en la relación?

No se trata de tan solo convivir, o pensar que el tiempo se encarga de todo es un error, el hecho de que la pareja cumpla años y años no significa que la confianza se profundiza, este es un aspecto en la relación del que hay que tomar control.

Solo el compromiso consciente puede generar confianza en la relación. Así que toma consciencia de esta necesidad y trabaja para la confianza mutua.

Asegúrate de conocer las necesidades de tu pareja

El conocimiento que tengas de tu pareja te ayudará a construir una relación sana. Saber sus intereses, necesidades, lo que espera, lo que no espera, pero sobre todo saber cómo se siente con respecto a la relación.

Así que presta atención a sus reacciones, hay muchas cosas que no se comunican oralmente, pero que pueden comprenderse si se presta atención al lenguaje corporal.

Es muy importante compenetrarse para este conocimiento, de nuevo el compromiso es necesario y el sentido de responsabilidad. Querer tener una relación con proyección no es suficiente, es necesario dar el paso de tomar responsabilidad para construir un buen ambiente de pareja.

Estos son los principios necesarios para poder construir una relación con proyección, llevar tu relación de pareja a otro nivel depende de ti y de tu pareja.

De nuevo te dejo otra recomendación: toma un tiempo exclusivo con tu pareja para repasar estos principios y evaluar si los han estado aplicando, en base a ello elaboren un plan de acción para optimizar la aplicación de los principios y construir una mejor relación de pareja.

Las bases de una sana relación

Todos queremos relaciones sanas, la pregunta es: ¿por qué no todos la tienen?

La respuesta a esa pregunta está en las bases sobre las que se construye una relación. Al igual que una edificación sólida, para triunfar en tu vida de pareja, necesitas tener bases sobre las cuáles construir tu relación de manera que sea sólida, estable y duradera.

Como todas las bases, las de una relación necesitan de mezcla de materiales que permitan su resistencia. A continuación te presentaré cuáles son los materiales que debes incluir para formar bases sólidas y construir una relación sana de pareja.

Aceptación de sus costumbres

Pongámoslo así: has conocido a tu pareja y te ha encantado, te has enamorado de ella, todo marcha bien, hasta que quieres cambiar sus costumbres.

Grave error. Cada persona es un ser individual, tiene manías, educación diferente, gustos diversos. Si te miras a ti mismo, no eres como son los demás, sino que eres completamente diferente.

Si tú eres diferente a otros, por qué no esperar lo mismo de los demás. Y más específicamente, por qué no esperar que tu pareja también sea diferente.

Cuando decides unir tu vida a alguien y ser uno con esa persona, esa unicidad no tiene que ver con que la moldees a tu estilo, o moldearte tú al estilo de tu pareja.

El secreto está en la aceptación, esto te permitirá evitar confrontaciones que no serán fructíferas. Es cierto que en momento será necesario que uno de los dos dé un paso y conceda por el beneficio común, pero esto debe ser en consenso.

Sé de mente abierta y buena disposición

Mantener una mentalidad abierta, estar dispuestos a los cambios, hacerse consciente de la evolución personal propia y de la pareja, estos son principios definitivamente necesarios para una construir una relación sana con tu pareja.

Si quieres una vida de pareja con proyección, es decir, sólida y con visión de futuro, necesidades estas cualidades.

Mantener una mente abierta te ayudará a poder estar atento ante los cambios que tu personalidad va adquiriendo. Te darás cuenta de tus cambios de humor y cuáles son los disparadores, y esto te llevará a poder identificar esos momentos y no reaccionar o accionar de forma descontrolada.

Lo mismo con tu pareja, si mantienes tu mente abierta y estás atento a sus cambios sabrás cómo debes actuar frente a tu pareja en situaciones determinadas, lo que ayudará a que haya un mejor ambiente entre los dos, donde los dos puedan convivir sin que sus cambios afecten la relación.

Estar dispuestos a trabajar cada uno en la comprensión del otro, será definitivamente uno de los materiales de mezcla más importante para la formación de las bases de una sana y fructífera relación de pareja con proyección.

Las decisiones se toman entre los dos

Este principio que llamaremos otro material para mezclar y así fundar bases sólidas para la construcción de una vida en pareja, aplica de dos formas.

En primer lugar, debes tomar en cuenta que ya no eres una persona, te has unido con tu pareja, y aunque cada uno ha de mantener sus criterios, costumbres y personalidad, en el caso de las decisiones deben tomarse entre los dos.

Consultar con tu pareja antes de decidir no te restará nada, contrario a ello te sumará y esto le dará valor a la relación. Así que acostúmbrate a consultar. Lo más importante es tener consciencia del beneficio mutuo respecto a una decisión por tomar.

En segundo lugar, no involucres a nadie externo a tu relación en la toma de decisiones a menos que sea una decisión de los dos. Es un error involucrar a los padres, tíos, primos o amigos en decisiones que competen a una pareja.

Muchas veces, con la intención de ayudar, terceros terminan originando conflictos en la relación.

Compartir con tu pareja ha de ser una prioridad

Si los momentos de compartir surgen como el después de lo demás, o la opción cuando hay tiempo, estás construyendo sobre bases débiles tu relación.

Asegúrate de que el tiempo de compartir con tu pareja sea planificado. Haz de ello una prioridad.

Cuando se panifican los momentos de compartir, se le da valor a la relación y esto crea un buen vínculo. De esa forma, cuando llegan circunstancias en las que al priorizar inevitablemente debe aplazarse un plan entre los dos esto no será inconveniente pues ambos están conscientes de que la relación tiene valor y por lo tanto solo se trata de imprevistos que deben manejarse de esa forma.

Si le das prioridad a compartir con tu pareja, evitarás que en la relación se formen problemas por la sensación de no valoración.

No dejes malos entendidos pendientes

Dejar que se acumulen los problemas, los mal entendidos, es abrir espacio para un efecto bola de nieve en la relación. El descontento en la relación se irá incrementando, a veces ni seremos consciente de ello, y cuando ya no se resista más, la avalancha será indetenible y arrasará con todo lo que esté a su paso.

Para evitar llegar a situaciones irreversibles, no dejes que el malentendido quede pendiente.

Aborda los problemas a tiempo, conversa al instante, aclara la situación. No des espacio a la duda, resentimiento o a la especulación.

Lo mejor es mantener una comunicación constante para que de esa forma no queden problemas por resolver. Mientras más pasa el tiempo, las emociones que se acumulan dificultarán que se resuelvan los problemas.

Estos son los materiales para mezclar y fundar bases sólidas para tu relación. Son principios que te permitirán desarrollar una relación sana, de esa forma podrán ser una pareja con proyección.

Las parejas que tienen consciencia de futuro, que planifican juntas, que deciden juntas tienen mayor probabilidad de éxito en la relación.

Por eso mi interés en que comprendas estos y otros principios que te llevarán a disfrutar de una relación sana, estable y duradera.

Espero que sigues cada uno de los principios y vuelvas para contarme qué tal te va con tu pareja.