Hoy quiero hablarte de los objetivos. Estos son instrumentos importantes para todos los ámbitos de tu vida.

Sin objetivos no puedes trazar un plan, y si plan no tienes probabilidades de éxito, en consecuencia, sin éxito no estarás en completa satisfacción con tu vida.

Así que te pregunto:

  • ¿Sientes que todavía hay algo que te falta?
  • ¿Ya lograste tu carrera profesional, pero no ha sido como pensaste?
  • ¿Encontraste un buen trabajo de oficina, sin embargo, quieres más?
  • ¿Tienes la sensación de que no puedes y debes alcanzar más en la vida?

Déjame decirte, yo he experimentado tales sensaciones.

He estado allí…

En la soledad rodeado de muchedumbre.

En la cúspide de mi formación académica, pero con incertidumbres.

Ocupando el puesto dentro de la empresa en la que creí que me sentiría realizado, ¿y qué crees?

Continuaba esa sensación, de que todavía faltaba algo más.

La pregunta que puede transformar tu historia y hacer un antes y después es:

¿Qué estás haciendo para encontrar satisfacer esa sensación y deseo?

Necesitas trazarte objetivos para tu vida.

Lo primero es encontrar tu propósito, en otro de mis artículos encontrarás las claves para descubrir tu propósito, en esta oportunidad quiero que aprendas a través un plan una vez que has conseguido ese propósito de vida.

Existen métodos para la elaboración de objetivos, hoy te hablaré del que considero es el mejor, debido a que te permite construir objetivos inteligentes.

Se trata del método de objetivos SMART.

Sobre este método encontrarás mucha literatura en internet, así que te preguntarás qué tiene de diferente este artículo que te presento.

La diferencia está en que yo voy a explicarte cómo aplicar este método a tu propósito de vida, y no únicamente a tu emprendimiento, así que mi explicación te servirá si eres una persona interesada en emprender su propia idea de negocio o si eres alguien que quiere lograr su superación personal y desarrollar su máximo potencial.

A continuación te presento los objetivos SMART.

Objetivos S- Specific

La primera cualidad que debe tener un objetivo es que sea específico. Esto quiere decir que necesitas centrarte, enfocarte, tener claridad, y así elaborar un objetivo que te lleve a generar un plan de acción específico para cumplir con tu propósito de vida.

Te diré qué pasa con las personas que llegan al día después de su titulación en una carrera universitaria para darse cuenta que no es lo que esperaban.

Estas personas sabían que debían estudiar una carrera universitaria para poder asegurar un mejor futuro, así que su objetivo fue ese: estudiar una carrera universitaria, y se inscribieron basándose en emociones pasajeras, recomendaciones, expectativas, pero no basados en la convicción de que era lo que realmente querían estudiar.

Si sabes que tu propósito de vida es ayudar a otras personas a través de tu talento, logrando además monetizar, entonces debes luego definir cuál es ese talento y hacia qué ámbito puedes dirigirlo para poder brindar ayuda y crear un sistema de intercambio que te permita obtener dinero a través de la prestación de tu servicio.

Luego de que defines es cuál, qué y cómo, entonces debes trazarte como objetivo hacerlo posible. Eso es ser específicos.

Objetivos M- Measurable

En segundo lugar, tus objetivos debes ser medibles. Con medible me refiero a que debes crear objetivos que te permitan comparar cómo vas en relación al cumplimiento de tu propósito.

Muchas personas piensan “voy a trabajar en esa oficina y luego comenzaré mi propio negocio”. Y tienen claro que su propósito no es estar encerrados en una oficina durante una cantidad de horas diarias, pero se les olvidó delimitar qué es lo que quieren lograr durante la etapa en la oficina.

Y si no incluyes indicadores en tus objetivos, no sabrás cuándo los habrás cumplido.

Así que elaborar un objetivo SMART o inteligente en base al ejemplo anterior sería diciendo “trabajaré en esa oficina, haré el capital que necesito y entonces comenzaré mi propio negocio”. Si te fijes, podrás medir cuándo has alcanzado tu objetivo, por medio de la obtención de los recursos para comenzar tu propio negocio.

Esto aplica a todo en la vida. Necesitas tener indicadores para saber cómo vas en relación a tu objetivo.

Objetivos A- Attainable

Debes asegurarte también de que tus objetivos sean alcanzables. Tus objetivos deben centrarse en tu pasión, en qué quieres, qué deseas, pero debes tener equilibrio. Por ejemplo, si deseas viajar, y no tienes los recursos, no puedes trazarte como objetivo viajar al siguiente día, ya que eso sería más bien una fantasía cuya materialización no depende de ti.

Los objetivos inteligentes se caracterizan porque pueden ser alcanzados mediante pasos sistemáticos.

De manera que asegúrate de que tus objetivos se apeguen a la realidad. Antes de objetivos inmensamente grandes, debes trazar objetivos que te vayan permitiendo dar un paso a paso hasta lograrlos.

Objetivos R- Realist

Además de alcanzable, deben ser realistas. Deben ser objetivos que te lleven a moverte y no que te detengan.

Cuando los objetivos no son realistas, sucede que son tan imposibles que no nos señalan rutas de acción. Muchas personas tienen alguna intuición del propósito de vida, pero se separan de la realidad manteniéndose en un estado de disociación de la realidad.

Tus objetivos deben mantenerte enfocado, deben dirigirte a la acción, esta es la forma de saber que son objetivos inteligentes y realistas.

Objetivos T- Timely

Por último tus objetivos deben tener una delimitación temporal. No puedes sencillamente decir “algún día voy a desarrollar mi potencial”.

En ese caso tienes muchas tareas por hacer:

  • Definir cuál es tu potencial
  • Conocer las formas de desarrollarlo
  • Poner un plazo para el desarrollo de tu potencial

En resumen, debes ser muy específico con tus objetivos, debes formularlos de manera que puedas medir tu desempeño en el proceso del cumplimiento, debes asegurarte de que sean alcanzable y que sean tan realistas que te dirijan hacia la acción, y debes ponerle plazo.

Mi invitación es a que hagas un stop hoy mismo, piensa en tu propósito, escríbelo en una oración en tu libreta, luego transfórmalo en un objetivo tomando en cuenta los principios del método SMART.