Todos tenemos un gran potencial para lograr lo que nos proponemos, entonces ¿por qué no todos alcanzan sus metas a nivel financiero?

Existen diversas razones por las que esto sucede, a continuación te voy a presentar algunas:

  • Porque algunos no se hacen conscientes del potencial que tienen
  • Debido a que ponen excusas
  • Se limitan, piensan que no es para ellos
  • Por falta de preparación
  • Porque sus hábitos no son coherentes con lo que quieren lograr

Hoy voy a centrarme en el último punto, si quieres ser un emprendedor exitoso, lo primero que debes hacer es abandonar los malos hábitos y comenzar a desarrollar hábitos que vayan en coherencia con lo que quieres lograr.

Así que voy a contarte cuáles son los hábitos comunes en las personas de éxito a nivel de emprendimiento.

Disposición al aprendizaje

La disposición hacia el aprendizaje es un hábito que debes desarrollar si quieres ser un emprendedor exitoso.

Para emprender y mantener en funcionamiento tu emprendimiento debes tener conocimiento sobre las áreas en las que desempeñas como emprendedor.

Por ejemplo, si quieres dedicarte a dar asesorías de liderazgo, necesitas conocer continuamente sobre el tema de liderazgo y desarrollar una actitud, carácter y mentalidad de líder.

Lo mismo si vas a dedicarte a vender un producto, necesitas conocer sobre estrategias de marketing y cómo presentar ese producto a tus clientes potenciales.

A lo que me refiero es que un emprendedor exitoso se caracteriza por esa disposición a conocer todo acerca del negocio que ha decidido a aprender, de esa forma siempre sabrá cómo responder ante las demandas del mercado para el posicionamiento de sus productos.

Jamás verás a un emprendedor exitoso perdiendo el tiempo, siempre estará centrado en ampliar sus conocimientos. Así que si quieres ser exitoso con tu emprendimiento comienza a capacitarte en tu área.

¿Cómo puedes hacerlo?

Puedes dedicar un par de horas diarias a la lectura, puedes escuchar un audiolibro mientras vas a tu oficina o te desplazas en tu auto para cualquier lugar, también puedes asistir a conferencias, ver webinars, hacer cursos online que te permitan especializarte en tu ámbito.

Hábitos de planificación y organización

Si algo sabe todo emprendedor exitoso es que la desorganización atrae el caos y la improvisación disminuye las probabilidades de éxito.

Un emprendedor exitoso no deja nada al azar, se preocupa por tener todo planificado, es cierto que ocasionalmente habrán imprevistos, y tocará reaccionar, pero las posibilidades de que esto sucede, e incluso la magnitud de los imprevistos, se reduce cuando se tiene todo planificado y organizado.

La razón por la que muchos emprendedores fracasan es porque no se preparan para triunfar. Comienzan un negocio y van sobre la marcha reaccionando ante los acontecimientos, es así como no tienen una capacidad de respuesta o un plan para levar hacia otro nivel el emprendimiento, y finalmente se ven tan ahogados que debes desistir e intentar otras cosas.

Necesitas invertir tiempo en planificar, en hacer un plan de acción y organizarte para que puedas cumplirlo logrando así los objetivos que te has propuesto.

Mi recomendación es que lleves contigo una agenda, aprende a usar las agendas, lleva anotaciones acerca de tu plan de acción y verifica a diario que hayas dado los pasos que has programado.

Buenos hábitos alimenticios y de descanso

Los emprendedores que han logrado el éxito saben que sin un cuerpo sano no podrán realizar las actividades que garantizarán el buen funcionamiento de sus emprendimientos.

Es por ello que cuidan el cuerpo, que se alimentan sanamente, pues someter a tu cuerpo a un ritmo de actividades extremas, asegurándote de que tu emprendimiento vaya subiendo de nivel e incrementando los ingresos, puede causar debilitamiento si no se tiene una sana alimentación.

Así que mi consejo es que visites a un nutricionista que te indique cómo debes alimentarte para poder mantener tu ritmo de trabajo, de esa forma tu cuerpo no colapsará y podrás continuar rindiendo en cada etapa de tu emprendimiento, lo que significará que nada podrá detenerte hasta lograr tus objetivos.

Pero si tu cuerpo está débil, entonces no podrás dar los pasos y lo más seguro es que tengas que paralizar tu emprendimiento retrasando tu éxito.

Lo mismo sucede con el reposo. Necesitas respetar las horas de sueño, de descanso, para que tu cuerpo pueda renovar las energías a diario y siempre estés listo para continuar con la rutina del nuevo día, acercándote cada vez más al éxito total de tu emprendimiento.

Ejercita el cuerpo y la mente

Te preguntarás qué tiene que ver el ejercicio con el emprendimiento, pues déjame decirte que mucho. Si llevas una vida sedentaria, estarás generando las condiciones ideales para el desarrollo de un buen número de enfermedades.

Los emprendedores más exitosos del mundo acostumbra a incluir en sus rutinas diarias sesiones de ejercicios. Esto les permite mantenerse activos y así evitar enfermedades como artritis, por ejemplo, que podría desmejorar la condición de vida e impedir el desarrollo del potencial debido a una mala salud.

También es importante ejercitar la mente, a través de visualizaciones, meditaciones, reflexiones, afirmaciones para que tu mentalidad se fortalezca hacia lo positivo y nada te desanime o te detenga.

Recuerda que el secreto de un emprendimiento exitoso está en la constancia, ya que nadie puede lograr algo significativo si lo abandona en el primer intento fallido.

Sé exitoso, emprende con ganas, consciente de que tienes el suficiente potencial para hacer de tu vida un éxito, para crear el negocio que has soñado, para prestar tus servicios a un buen nivel de excelencia.

Solo debes revisar tus hábitos constantemente para que no caigas en vicios de comportamiento, actitudes, mentalidad e incluso en vicios de ocupaciones que no suman al logro de tus objetivos como emprendedor.

Así que incluye en tus hábitos actividades diarias que amplíen tus conocimientos, que te permitan planificar y ordenar tu día a día, recuerda siempre que debes alimentarte bien y reposar lo suficiente diariamente para que tu cuerpo y tu mente no vayan a colapsar.

Por último, te invito a hacer una anotación de tus hábitos diarios, y compararlos con tus objetivos como emprendedor, luego pregúntate si esos hábitos de suman al cumplimiento de tales objetivos. Si la respuesta es no, entonces te toca modificar esos hábitos.