Tener una mejor relación de pareja no depende exclusivamente del deseo. Puede considerarse como el primer paso, pero necesitas también identificar cuáles son las prácticas que te ayudarán.

Mi intención es poder brindarte asesoría para tener una mejor relación de pareja, por eso me gustaría que prestes atención a las siguientes prácticas que voy a sugerirte.

La primera práctica es suprimir la individualidad destructiva. Es necesario que cada uno conserve su espacio personal, pero no debe confundirse ese principio con manifestar individualidades destructivas.

Una de esas individualidades destructivas es el capricho, tomar decisiones a base del capricho es un error que debes evitar, porque te llevará a destruir tu relación.

La segunda práctica es identificar y mantener actitudes constructivas. Para lograrlo es necesario que identifiques tus molestias y qué las motiva, de esa forma podrás conversar con tu pareja al respecto y fomentar mejores actitudes.

Entre esas actitudes tienes que desarrollar hábitos con tu pareja que sirvan como espacio para ellas. Por ejemplo, ir al cine juntos es un hábito que los unirá más y dará oportunidades para disfrutar y así consolidar buenas actitudes.

Otra práctica muy positiva es respetar los espacios de cada uno. De esto me gusta hablar frecuentemente, porque es una de las prácticas que suelen perderse en las relaciones.

Debes fomentar el respeto hacia las actividades y tiempo de tu pareja, de esa forma no se aburrirán y tampoco vivirán en una batalla o competencia por esquivarse uno con otro.

En ese sentido es importante que se fomenten espacios comunes de igual forma, eso fortalecerá el vínculo y no se perderá la confianza cuando sea necesario que tu pareja se ocupe de actividades sin ti o tú sin ella.

La cuarta práctica que hay que fomentar es la supresión del orgullo. Es muy común que en las relaciones con conflictos reine el orgullo, ambos piensan que bajar la guardia, aceptar una condición, ceder, es imposible porque afecta el orgullo.

Pero es necesario que se deje el orgullo a un lado si se quiere tener una buena relación con tu pareja.

De igual forma, como quinta práctica te sugiero que toda la interacción dentro de tu relación tenga como objetivo definido inspirar una sensación de comodidad. De nada te sirve querer ganar una discusión, por ejemplo, si solo quieres incomodar demostrando que tienes razón.

Debes buscar el bien común, que tus acciones, tus conversaciones e incluso tus discusiones conlleven a un mejor estado de la relación.

Si tus acciones y tus palabras generan un ambiente negativo, estás destruyendo tu relación, así que necesitas recapacitar si lo haces. La idea es construir, así que suprime todo lo que no lleve a construir.

Estas son las prácticas que quiero sugerirte hoy, existen otras prácticas a considerar, pero quiero que tengas presente estas por ahora.