Seguramente ya lo sabes: ser emprendedor es todo un reto. Trabajar en tu sueño, para hacerlo realidad, y que puedas dedicarte a tiempo completo en él, es una labor que debe ser premiada. Y lo será, créeme, porque cuando finalmente estés logrando tus objetivos, el premio serán los buenos resultados.

Hay que ir paso a paso, a veces nos afanamos y con mucha razón, pues queremos ya ver cumplidas todas nuestras metas, pero para que esto sea posible debemos ir un paso a la vez, para así dar pasos sólidos que en conjunto puedan construir la realidad que deseamos.

En este sentido es importante que consolides tus actitudes, que todas tus actitudes sean coherentes con tu emprendimiento. No puedes o no debes ser emprendedor y apenas se presente el primer obstáculo rendirte, pues eso te llevaría a ir de proyecto en proyecto y jamás lograrías nada por la indecisión y la falta de constancia.

Es por eso que tienes que trabajar en actitudes que te permitan mantenerte en la dirección correcta.

A continuación te hablaré de 5 actitudes básicas para que puedas ser un emprendedor exitoso.

Primera actitud: Buena disposición ante los cambios

El mercado siempre cambia, así que debes aprender a adaptarte, no me refiero a que cambies el enfoque de tu emprendimiento, o a que taches tus objetivos y traces nuevos. Aunque eventualmente siempre deberás revisar tus objetivos y ajustarlos a medida que vas creciendo como emprendedor.

Pero a lo que me refiero es a que a medida que el mercado evoluciona, tú también tendrás que hacerlo.

Tendrás que mejorar tus estrategias para posicionar tu emprendimiento, tendrás que mejorar tu producto o servicio, tendrás que analizar tus debilidades y tus fortalezas, las oportunidades que tienes en el mercado y las amenazas, así podrás enfrentar cada uno de los imprevistos.

Debes aprender a adaptarte al cambio, de tal forma que no te quedes obsoleto. Aprende a controlar el estrés a causa del cambio.

Segunda actitud: Tener iniciativa

Si algo jamás debe permitirse un emprendedor, es limitarse a reaccionar ante las circunstancias.

Para ser exitoso debes aprender a tomar acción inmediata y producir las condiciones que quieres para tu emprendimiento.

Cuando te conviertes en un reaccionario, pierdes control. Por lo tanto no podrás trazar planes, porque tu tiempo estará ocupado en reaccionar. Lo peor de todo esto es que hay emprendedores que se han habituado a reaccionar, es por ello que no suben de nivel, se quedan atrás y terminan quebrando sus emprendimientos.

Sé proactivo, haz que las cosas sucedan, ten siempre un plan para ejecutar, toma el control tanto de tu vida, tus estrategias, como de los resultados.

De esa forma llevarás tu emprendimiento a otro nivel y nada podrá amenazar tu emprendimiento porque estarás siempre preparado para todo lo que se presente.

Tercera actitud: Sé creativo

La creatividad es indispensable para todo emprendedor. Es necesaria porque necesitarás siempre darle un giro a tu emprendimiento.

Ante ciertas circunstancias los emprendedores con menos experiencia y que no cuentan con la asesoría necesaria, terminan abandonando. Este se debe a que no han desarrolla la actitud de ser creativos incluso bajo presión.

Es importante que siempre alternes entre diversas soluciones. Si tu emprendimiento está pasando por una etapa en la que no se producen ventas, la decisión correcta no es cerrar tu emprendimiento sino buscar estrategias para poder producir ventas, de tal forma que así puedas aprovechar la crisis para producir nuevas formas de posicionarte y encontrar estrategias que podrán servirte en otras condiciones similares.

Sé creativo, es un mandamiento para todo emprendedor.

Cuarta actitud: Disposición para establecer negocios

No todos nacen con la habilidad para negociar, y no es cierto que es una habilidad netamente innata. Se puede y se debe aprender a negociar, y esta actitud depende de tu actitud.

Debes practicar a diario, salir a la búsqueda de nuevos clientes cada día, de presentar tu negocio, de saber en qué momento ceder en relación a ciertas condiciones o al costo, para comenzar una relación con un nuevo cliente que después te permita hacer un ajuste a tu favor.

Aprende a ser un buen negociante, haz cursos, lee literatura que te ayude, busca asesoramiento. Mantente siempre a la búsqueda de clientes potenciales que puedan interesarse en tu emprendimiento para convertirse en tus clientes.

Quinta actitud: Disciplina

Por último, si quieres ser un emprendedor exitoso, lograr tus objetivos, obtener buenos resultados, ver cómo tu emprendimiento crece y se posiciona en el mercado, necesitas tener disciplina.

Es cierto que se emprende para tener libertad financiera, sin embargo, para que esa libertad sea posible no puedes pretender que tu emprendimiento camine solo. Tampoco puedes creer que por invertir un par de horas diarias obtendrás ganancias millonarias.

Tienes que comprometerte con tu emprendimiento, debes invertir tiempo para poder hacerlo crecer, y para esto necesitas de disciplina.

Acostúmbrate a llevar una agenda diaria, y cumplir con tus deberes, tener siempre un plan, cumplir con horarios para realizar las actividades de las que depende tu emprendimiento para crecer.

Estas son las 5 actitudes que todo emprendedor debe desarrollar, en las que debe trabajar para alcanzar el éxito.

Ten presente que tu éxito depende de ti, si no tienes control sobre tu emprendimiento, si no desarrollas estas actitudes, entonces serán las circunstancias las que determinen tu fracaso.

Pero tú no has nacido para fracasar, lo has hecho para triunfar, así que comprométete a desarrollar actitudes positivas y coherentes con tus objetivos de éxitos.

Mi compromiso es ayudarte a través de buena literatura para tu crecimiento como emprendedor, pero tú compromiso debe ser poner en práctica cada uno de los consejos y claves que te comparto.

Puedes llegar a establecer un negocio sólido, tienes el potencial para hacerlo, solo debes enfocarte correctamente, trazarte objetivos claros, centrarte en las acciones que te permitirán desarrollar tu emprendimiento y mantener buenas actitudes durante el trayecto para que de esa forma las circunstancias jamás te hagan retroceder.

Comienza hoy mismo a trabajar en estas actitudes.